top of page

Su guía oficial para su rutina de cuidado de la piel


Una rutina adecuada de cuidado de la piel generalmente consiste en pasos individuales, y los productos y el pedido específicos pueden variar dependiendo de su tipo de piel y sus preocupaciones.


Recuerde que su rutina de cuidado de la piel puede ser tan básica como tres productos (limpiador, SPF y suero) o tan avanzada como le gustaría hacerlo.


Queremos atenernos a cuatro pasos básicos para recordar el orden en el que aplicamos nuestros productos:


Limpiar: usa un limpiador facial para limpiar tu piel.


Tratamiento: use diferentes sueros para ayudar a tratar varias afecciones de la piel.


Hidrata: usa una crema hidratante para evitar que la piel se seque. ( Si tu piel lo requiere )


Proteger: usa SPF para proteger tu piel del sol.

Sin embargo, aquí hay una rutina de cuidado de la piel paso a paso que puedes seguir:


Limpieza: Comience por limpiarse la cara para eliminar la suciedad, el maquillaje y las impurezas.


Use un limpiador suave y sin sulfatos que coincida con su tipo de piel (por ejemplo, grasa, seca, sensible). Asegúrate de limpiar dos veces por la noche.


Tonificación (opcional): A algunas personas les gusta usar un tóner después de la limpieza para equilibrar el pH de la piel y proporcionar hidratación adicional. Los tónicos pueden ser especialmente útiles si tienes la piel grasa.


Serum: Aplique un suero con ingredientes activos adaptados a las preocupaciones de su piel. Los sueros pueden contener ingredientes como el ácido hialurónico para la hidratación, la vitamina C para iluminar o el retinol para el antienvejecimiento. Deje que el suero se absorba antes de pasar al siguiente paso.


Crema para los ojos (opcional): Si tiene preocupaciones específicas alrededor de los ojos, como ojeras o hinchazón, aplique una crema para los ojos. Dale unas palmaditas suavemente alrededor del hueso orbital con el dedo anular.


Hidratante: Una crema hidratante bloquea la humedad e hidrata la piel. Una vez más, elija un producto adecuado para su tipo de piel (por ejemplo, una crema hidratante ligera y sin aceite para la piel grasa o una más densa para la piel seca).


Protector solar (solo por la mañana): Por la mañana, termine su rutina con un protector solar de amplio espectro con al menos 50FPS, No olvidar reaplicarse cada 3H.


El protector solar ayuda a cuidar la piel del daño de los rayos UV y previene el envejecimiento prematuro.



Exfoliación (1-2 veces a la semana): La exfoliación se puede realizar con exfoliantes físicos (exfoliantes) o exfoliantes químicos (por ejemplo, alfahidroxiácidos o betahidroxiácidos).


La exfoliación ayuda a eliminar las células muertas de la piel y puede mejorar la textura de la piel. Tenga cuidado de no exfoliar en exceso, ya que esto puede irritar su piel.


Mascarillas (1-2 veces a la semana): Use mascarillas según sea necesario en función de las preocupaciones de su piel. Hay varios tipos, incluyendo mascarillas hidratantes, de arcilla y de láminas.


Las mascarillas pueden dar un impulso rápido a tu rutina de cuidado de la piel.



Recuerda que la consistencia es clave en el cuidado de la piel. Puede llevar tiempo ver resultados significativos, y debe dar a cada producto la oportunidad de trabajar. Además, consulte a su Esteticista si tiene problemas o afecciones específicas de la piel, ya que pueden proporcionar asesoramiento personalizado y recomendar productos o tratamientos apropiados para sus necesidades.

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page